Libro “NAHOA” un viaje de regreso al origen

By

NAHOA
Yo siempre he pensado que, en cuestiones de entretenimiento, lo que escoges te debe hacer sentir algo con intensidad. Entre más intensas las sensaciones, mejor el entretenimiento. Por eso el éxito de las buenas películas de terror y violencia. Uno nunca desearía estar en el papel protagónico, pero el ser testigo, aunque sea como audiencia, provoca sensaciones poderosas con las que nos podemos identificar durante un tiempo y después olvidarlas.
Nahoa es una mezcla de gran entretenimiento (debido a la intensidad de las sensaciones que te hará sentir) y mayor aprendizaje (debido a la profundidad y belleza de su mensaje). Es un viaje de trascendencia que por un lado te llena de desesperanza, desolación y desamparo, pero que después se sublima y te lleva a algo más allá de la alegría y el bienestar… Nahoa te pinta un cuadro en el que te lleva a sentir como puedes lograr obtener un claro entendimiento de la vida como en verdad es, y no como nuestro juez interno la ve mediante un filtro egoísta y banal.
Nahoa es un libro de dualidad; de esperanza y de crueldad. La esperanza la encuentra uno fácilmente siguiendo la narrativa de la historia. Su autor, Omar, te lleva de la mano a conocer su vida y experiencias (que tristemente son comunes en el México de hoy), y al final te ayuda a encontrar respuestas a las preguntas que la vida impone mediante la introspección, ¿y porque no?, también la ayuda de la naturaleza en forma de medicina natural y respeto por la existencia del todo.
La crueldad de Nahoa radica en que después de ser testigo del viaje de Omar, uno se da cuenta de que no se necesita ser un iluminado o un genio; ni si quiera se necesita pasar por las atrocidades que fueron dando forma al entendimiento al que llegó Omar. La crueldad de Nahoa está en que cualquier persona puede llegar a vivir las verdades de este libro sin necesidad de pasar por las tragedias que sufrió su autor. ¡El conformismo y la dependencia a la zona de confort son como siempre las trabas que le impiden a uno exhibir valor y atreverse a cambiar! A fin de cuentas, uno solo necesita querer cambiar, decidir y ponerse a trabajar, y una vez más, ¿Por qué no?, buscar y aceptar la ayuda que nos ofrece la naturaleza y dejarse guiar por algún maestro que haya vivido el Camino.

“Victor Romero Criner”